Portada
Actualidad
Opinión
Política
Sociedad
Cultura
Entrevistas
Deportes
Humor
Psicología
Ocio
Curiosidades

Envíanos tu artículo

 
 
Pueblos
Servicios
Hemeroteca
Fotografías
Enlaces Interés
 
 
 
¿Quiénes somos?
Publicidad
Contacto
Localización
Suscripción
 
 
Diseño Web
 
 
 
 
 
Opinión
Hoy es Miércoles, 19 de Junio de 2019
POR FÉLIX SUÁREZ
EL DILEMA DE LA TORTILLA
Publicado el 15 de Mayo de 2019, Miércoles

Opinión -

Antes de que comiencen a leer esto, advierto como hizo Orson Welles antes de la emisión de "La Guerra de los Mundos" allá por fines de la década de los 30 del siglo pasado, ya que lo que van a leer es sólo ficción, totalmente hipotético.

"Apasionados debates surgen sobre cómo se debe hacer y llamar a la tortilla. 

Los pro derechos de los animales dicen que se ha de hacer sin huevo, porque es explotación y esclavismo de las gallinas y aves de corral varias. 

La derecha clama porque a la de patatas, se la llame española para reafirmar la identidad nacional y distinguirla de la francesa, mientras que la izquierda dice que se ha de llamar -en el ámbito del Estado, plurinacional o no- de patatas y no sabe si darle la razón a los animalistas en cuanto a la prohibición del plato por explotación de gallináceas o cualquier ave, en todo caso los nacionalistas de diverso cuño afirman que la tortilla es una afirmación del españolismo y que no sólo no es española, sino que además la han inventado ellos y encima la hacen mejor. 

Después los gastrónomos de diverso cuño discuten sobre si debe de estar bien cuajada, poco cuajada, en su punto o si es ético o no echarle cebolla o si hay que deconstruirla y van a realizar un "reality" en el los concursantes se esfuercen por hacer todo tipo de tortillas en el menor tiempo posible mientras cocineros varios les dan cañita brava, que eso vende. 

El colectivo LGTBQ no sabe no contesta, porque al fin y al cabo pueden comer tortilla como todo el mundo y eso no afecta a sus intereses directos, alguien calla, por ahora.

Los ecologistas, por su parte, reclaman abiertamente que sea elaborada con productos que no generen más Co2 por aquello del efecto invernadero, además de orgánicos y que los envases sean totalmente reciclables, amén de que las fuentes de energía para la elaboración y transporte del plato sean totalmente renovables y biodegradables desde el minuto cero.

Los antivacunas exigen que las gallinas estén libres de antibióticos y que no sean vacunadas tampoco, vaya a ser que sus tiernos vástagos ingieran de rebote algún medicamento que los inmunice contra algo de manera antinatural. 

La Iglesia no tiene claro si eso de usar huevos es eliminar una vida aún no nacida, aunque por ser animal, todavía se están planteando realizar un concilio a ver qué decisión toman, mientras, por si las moscas, lo van a considerar sólo pecado venial. 

Finalmente el españolito de a pie se queda embobado mirando cómo los medios consideran la cuestión de la tortilla como prioridad vital para la integridad nacional, el desarrollo equilibrado de la economía y la paz mundial, vaya a ser que entremos en guerra con Francia (donde la llaman omelette y se atribuyen de manera fatua su paternidad) o Italia (donde la llaman fritata y dicen que sin Colón -que era genovés- las patatas no habrían llegado a Europa) con lo que la UE piensa intervenir en tal disputa, porque en Alemania no quieren que el crecimiento en la Zona Euro se vea comprometido, mientras, han ordenado a la Comisión y al Consejo un informe al respecto y, por si las moscas, los germanos exigen recortes y austeridad a las administraciones de los tres países en liza,  esto ya por hábito más que nada. 

Por su parte, rusos, chinos y norteamericanos declaran su neutralidad a la espera de fabricar una copia idéntica (caso de los chinos) o bien enterarse de qué demonios es la tortilla, vaya a ser que sea un intento europeo de reinstaurar la dominación mundial del Viejo Mundo, mientras se afanan en hacer reservas estratégicas de huevos y patatas, las últimas vitales para la fabricación de potato chips y de ciertos tipos de vodka.

La ONU piensa enviar un contingente de cascos azules, pero ya cuenta con el veto de Francia y la abstención del resto, especialmente de Reino Unido que desde que se fue de la UE considera que es mejor su genuino fish and chips. 

Un servidor por si las moscas va a ver si en el frigo hay alguna cosilla que llevarse a la boca que no tenga que ver con los huevos, las gallinas o las patatas, que ya tengo empacho de tanto debate "crucial"."

¿Les parece desnortado este panorama hipotético (y recalco lo de HIPOTÉTICO)? Bueno pues pongan la tele, cojan las redes sociales y verán si no les resulta un panorama tirando a desquiciante con respecto al tema que sea: todo el mundo opina, todo Cristo parlotea, todo el mundo trata de sacar tajada y un minuto de atención o audiencia arrimando el ascua a su sardina y al final tenemos tal empacho desinformativo, que no sabemos ni a donde mirar ni a quien creer. Les recomiendo una semana de retiro donde no haya tele, radio o cobertura para recuperar la salud, si es que se lo pueden permitir.

Opinión : Últimas noticias

RAJADAS Y PASIVIDAD

APROPIARSE DE IDEAS AJENAS: SÍNDROME DE ANÁT

VIVIR EN POLONIA

  • Comentarios de los lectores
  • No hay comentarios para esta noticia... Se el primero en comentarla!
Comenta esta noticia


Nota: los comentarios serán publicados tras ser revisados, por lo que pueden no aparecer inmediatamente tras ser enviados.
 
Portada - Contactar - Pueblos - Inscripción - Escribe tu artículo - Hemeroteca
Guadiato Información - www.publicacionesdelguadiato.com
Diseño web : azuanet