Portada
Actualidad
Opinión
Política
Sociedad
Cultura
Entrevistas
Deportes
Humor
Psicología
Ocio
Curiosidades

Envíanos tu artículo

 
 
Pueblos
Servicios
Hemeroteca
Fotografías
Enlaces Interés
 
 
 
¿Quiénes somos?
Publicidad
Contacto
Localización
Suscripción
 
 
Diseño Web
 
 
 
 
 
Opinión
Hoy es Lunes, 10 de Diciembre de 2018
POR FÉLIX SUÁREZ
ESTRÉS
Publicado el 16 de Noviembre de 2018, Viernes

Opinión -

Contaban que, hace unos 100 años, el magnate de la automoción Henry Ford, pagaba más por las mismas horas de trabajo que sus competidores. Era cierto, lo que no contaban -ni cuentan ahora- es que gracias a las cadenas de montaje por él inventadas, el ritmo de trabajo de los operarios era tan intenso que, al cabo de dos o tres años, el trabajador acababa agotado totalmente por la intensidad, por la tensión nerviosa que debía sobrellevar (stress en Castellano es tensión).

 

El porqué de tan inhumano ritmo laboral no era otro que cumplir con la máxima del capitalismo de "mínima inversión, máximo rendimiento", en este caso se pagaba algo más por hora de trabajo, pero al mismo tiempo se trabajaba más del doble.

 

Hoy día el término estrés se ha hecho cotidiano, lamentablemente. Pero ya que hoy la economía no se basa tanto en la industria como en los servicios, esa tensión se debe al mismo principio pero aplicado a aquellas actividades que todavía requieren una considerable cantidad de manos de obra. Los médicos, en sus saturadas consultas, tienen estrés; la gente que trabaja en hostelería tiene estrés, los vendedores tienen estrés (hay que cumplir un cupo de ventas, mientras más alto, mejor para el empleador), los repartidores tienen estrés,  los universitarios tienen estrés y así un largo etcétera de actividades donde la gente rinde al 110% de sus posibilidades.

Pero esa tensión se ve incrementada por el miedo al desempleo, por la precariedad laboral y por la imposibilidad de que, si no se cumplen la expectativas del empleador, será difícil encontrar un nuevo trabajo, de modo que los trabajadores van iniciando un declive físico y emocional por el sobresfuerzo hasta que, al final, acaban con depresión o ansiedad, simplemente porque ya no pueden más. 

Todo este fenómeno se ha visto empeorado si cabe, por la revolución de las telecomunicaciones, porque el intercambio de información ha acelerado el ritmo de los intercambios comerciales y de la competencia, con lo que las exigencias se han incrementado, han pisado el acelerador y, en esta loca carrera en pos de la supervivencia del más fuerte, se están quedando muchos por el camino.

Antiguamente se decía que en España se trabajaba para vivir, después se pasó a vivir para trabajar y al final estamos ya empezando a malvivir para trabajar, todo por el afán de lucro, por el afán de beneficio de los más pudientes de nuestra sociedad, para los que si un trabajador se viene abajo, encima es culpa suya porque no ha sabido adaptarse al ritmo de locos de este informatizado mundo, tras lo que es sustituido sin ningún problema como una pieza estropeada de una máquina cualquiera, dinámica que ha sido favorecida por la desprotección que cada día más vivimos gracias a las últimas reformas laborales, con las que las bajas por enfermedad se han visto castigadas y la posibilidad de despido si acabas quemado es una realidad cada vez más tangible. 

 

Simplemente nos están deshumanizando por el afán de lucro y poder, en una cadena que empieza en los grandes magnates y termina en el modesto propietario de un pequeño negocio que, para sobrevivir, se quema él y quema a sus trabajadores. Por ello, antes de poner un voto en la urna, antes de negarse a ir a una manifestación en defensa de los derechos laborales, piensen muy bien si a la larga les trae a cuenta lo que van a hacer.

Opinión : Últimas noticias

A LA VUELTA DE LAS ELECCIONES

ME IMPORTA CERO LA MUERTE DE JAMAL KHASHOGGI

CLÁUSULAS DE NO COMPETENCIA CONTRACTUAL

  • Comentarios de los lectores
  • No hay comentarios para esta noticia... Se el primero en comentarla!
Comenta esta noticia


Nota: los comentarios serán publicados tras ser revisados, por lo que pueden no aparecer inmediatamente tras ser enviados.
 
Portada - Contactar - Pueblos - Inscripción - Escribe tu artículo - Hemeroteca
Guadiato Información - www.publicacionesdelguadiato.com
Diseño web : azuanet