Portada
Actualidad
Opinión
Política
Sociedad
Cultura
Entrevistas
Deportes
Humor
Psicología
Ocio
Curiosidades

Envíanos tu artículo

 
 
Pueblos
Servicios
Hemeroteca
Fotografías
Enlaces Interés
 
 
 
¿Quiénes somos?
Publicidad
Contacto
Localización
Suscripción
 
 
Diseño Web
 
 
 
 
 
Cultura
Hoy es Martes, 21 de Agosto de 2018
POR J.J.CABALLERO
DESDE EL JERGÓN
Publicado el 15 de Marzo de 2018, Jueves

Cultura -

Leyendo noticias que no merecen nuestro perdón, ni por quienes las provocan ni por quienes las amplifican sin ser portavoces de nadie más que de sí mismos. Invitando al aplauso colectivo a alguien que no estaría ni en la última lista de los invitados a nuestra última cena. Convirtiendo la mediocridad de propios y extraños en la necesidad de impropios y ajenos. Pasando por encima de los que están debajo de las piedras y paseando por la cima de quienes andan abajo en las hiedras. Símbolos del bien y el mal que se contaminan el uno al otro sin mancharse ni marcharse del todo. Vestidos confeccionados con la napa sobrante del anterior y calcetines de punto en plena calima. Vertidos y divertidos. Vendidos y disentidos. Vendados y disertados. Véndanse y vístanse para cuatralbos sin jinete que pierdan las riendas y los lleven más allá, justo hasta donde no alcanza la vista.

Pongamos un poco de música vivaracha para avivar a los vivos que viven en un sinvivir. Sin vivir es imposible morir. Morir y morar son dos verbos que se confunden con alevosía y descreimiento. Miento si siento que lo siento. Asiento las bases de algo que está por venir. Porvenir y posponer lo inevitable. Evitar algo que realmente quieres que llegue de una vez. Veces y momentos en los que quisieras estar dentro de ti mismo. Mimo para afrontar la verdad que duele. Huele a muerto y yo no he sido. Siendo lo que se es al día después de los hechos consumados y consumidos los techos del día de antes, viendo dónde se está cuando no se quiere estar en ningún sitio. Se puede pero no se debe. Se sabe pero no se cabe. Se presume pero no se asume. En las fisuras se encuentra la raíz del problema, pertinaz y cuestionable. ¿Por qué irse por las ramas cuando no vemos el árbol podado? Sí, son contradicciones contra adicciones aún ignoradas. No se puede saber todo y nadie nace engañado.

A todos los seres vidriosos que se resienten de antojos no repetidos: Acudan al caladero de nuestros deseos, donde se seca el pozo de la amargura y se reseca el poso de la ternura. Tal vez sea esta la mejor y más extraña manera de arreglar el mundo. Mudo y sordo, ciego y cojo. Tantas presas por atrapar y nosotros aquí, con los brazos y los abrazos cruzados sin poder reventar. Aventar y avasallar. Aventajar y atravesar. Que vengan las huestes indeseadas y nos amordacen una vez más, y que piensen que esa es la mejor forma de acallar nuestras opciones, suponiendo que hubiera alguna. Ni altares nos quedan para odiarnos en el espejo, ni la capacidad de asustarnos conservamos, que es otra de las maneras que el alma elije para hacerse eterna. De tantos miedos resultamos en nuevas mentiras. De ciertos credos resaltamos en viejas torturas. Y así hasta el infinito, asumiendo que existe y que con la punta de los dedos podemos aferrarnos a algo, no se sabe qué, que está siempre ahí sin estar. Sin ser. Sin toser. Sin torcer. Con todo lo demás aún por conjugar.

Una andanada de improperios se avasalla por pleno rodenal. Símbolos de putrefacción con síntomas de tumefacción. Facciones y acciones que no me convencen. Abanicos de pantomima y risas y rosas y rimas en pleno escape de gas. Las injusticias de este mundo y del otro y del de más allá se reparten los naipes en una partida a muerte, como el duelo que nunca competiremos. Por aquí pasó el último tren, por ahí pactó el penúltimo gen. Ni lo sé ni lo quiero pensar. Pensar no conduce a nada más que a volver a pensar, y eso es territorio ya demasiado conocido y solo puede aburrirnos un poco antes de dormir. La diversión vendrá más tarde. Lo raro es que ese más tarde siempre llega tarde y pasamos la tarde pensando en si tarda en llegar. Usos y desusos de costumbres y certidumbres. Nada que no se haya dicho ya, y puede que mucho mejor.

Hay quien contempla la ambrosía como el paliativo de los malos hábitos. No se trata de disfrazar la realidad sino de contarla tal y como se sueña, solo así seremos todo lo sinceros que podamos dar de sí. Sí, no hay que abarcar más. Más o menos, hay que aparcar la fe. Fe que mueve montañas de sal. Sal de ahí, que ahora sale el sol. Sol, re, fa, mi, la. La falta del do hincha el pecho de preseas no merecidas. El equilibrio es lo contrario a la virtud. Que nos cuenten el cuento de nunca acabar. Así acabaremos por fin.


Disco del mes: MGMT - Little dark age

Cultura : Últimas noticias

DESDE EL JERGÓN

PRESENTACIÓN DEL LIBRO” HISTORIA DE LOS BLÁZQUEZ”

MATÍAS MOGUEL PRESENTÓ LA SEGUNDA NOVELA DE SU TRILOGÍA, “EL ALIENTO DEL DIOS”

  • Comentarios de los lectores
  • No hay comentarios para esta noticia... Se el primero en comentarla!
Comenta esta noticia


Nota: los comentarios serán publicados tras ser revisados, por lo que pueden no aparecer inmediatamente tras ser enviados.
 
Portada - Contactar - Pueblos - Inscripción - Escribe tu artículo - Hemeroteca
Guadiato Información - www.publicacionesdelguadiato.com
Diseño web : azuanet