Portada
Actualidad
Opinión
Política
Sociedad
Cultura
Entrevistas
Deportes
Humor
Psicología
Ocio
Curiosidades

Envíanos tu artículo

 
 
Pueblos
Servicios
Hemeroteca
Fotografías
Enlaces Interés
 
 
 
¿Quiénes somos?
Publicidad
Contacto
Localización
Suscripción
 
 
Diseño Web
 
 
 
 
 
Psicología
Hoy es Sábado, 22 de Septiembre de 2018
LIMPIEZA EMOCIONAL
Publicado el 15 de Mayo de 2009, Viernes

Psicología -

¿Quién no ha tenido un auténtico mal día? Todo parece oscuro y aburrido, muchas veces sin razón aparente y nosotr@s experimentamos mayor sobrecarga de lo que sería normal si analizáramos las circunstancias de nuestra vida objetivamente. Quizá acabemos de explotar en un ataque de ira incontrolada o estemos sumid@s en un estado de depresión con pequeños brotes autodestructivos. La sensación aplastante es que "ya no podemos más".

     En el mejor de los casos nos sentimos sol@s, incomprendid@s, y frustrad@s. En el peor, nos sentimos consumid@s por la culpabilidad y un incipiente estado de odio a un@ mism@. En cualquier caso, si queremos recuperar nuestro poder personal necesitamos pasar a la acción y tomar las riendas de nuestra vida emocional. Igual como de vez en cuando es necesario ordenar nuestros armarios, tirar cosas y recolocar lo que nos queremos quedar, también es necesario hacer de vez en cuando una limpieza emocional a fondo. 

     Cómo piensas y cómo te sientes influye negativamente o positivamente en tu vida: quizá no puedes controlar lo que te pasa, pero siempre puedes controlar cómo reaccionas a lo que te pasa. Tal y como sean tus pensamientos habituales, va a ser tu vida emocional. Si haces por tener pensamientos positivos, generosos, de autoestima y confianza en ti mism@ y de confianza en los demás, lo más probable es que tus días oscuros sean los menos. Si, por el contrario, eres una persona que se centra siempre en lo negativo y vas buscando culpables por todo, puede que habitualmente te sientas enfadad@ y deprimid@ y acumules odio contra los demás y contra ti mism@.

     La buena noticia es que tú decides si te ahogas en un océano de negatividad o te bañas en un mar de preciosas aguas cristalinas. Las posibilidades son infinitas.

     Tu malestar emocional proviene en la mayoría de casos de las disfunciones sufridas en tu infancia. Nuestr@s padres/madres, con la mejor de las intenciones, nos dejaron gravadas algunas creencias y situaciones en que se nos quería o se nos dejaba de querer (según nuestros ojos de niñ@) de acuerdo con cómo actuáramos.

     Por ejemplo, digamos que mi manera de expresar el enfado cuando era pequeña era llorar hasta ponerme de color lila. Mi madre reiteradamente me repetía: "no llores" para evitar el escándalo público. La agobiaba tanto con mis ataques de histeria, muchas veces sin causa justificada a su entender, que al final se acababa poniendo nerviosa y me gritaba o me pegaba algún cachete. La conclusión que saca un niña pequeña de ahí es: "enfadarse no está permitido y trae problemas; por lo tanto es malo". Y esto se traduce en dos lecturas posteriores: Una, que yo me convierta en una persona a quien no le gusta enfadarse y reprima o manipule mis enfados tanto como sea posible y dos, que cuando realmente me enfade saque todo mi potencial de niña interior herida y líe las mismas rabietas que cuando era pequeña.

     Hasta que no encauce mis enfados de forma correcta, no me sentiré bien con ellos y me sentiré inadecuad@ cada vez que necesite expresar mi enfado y no sepa cómo. Y esta misma argu

Psicología : Últimas noticias

LOS TRASTORNOS PSICOLÓGICOS MÁS HABITUALES DE LOS PAÍSES DESARROLLADOS

¿ASTENIA O FATIGA?

PROPÓSITOS PARA EL AÑO NUEVO

  • Comentarios de los lectores
  • No hay comentarios para esta noticia... Se el primero en comentarla!
Comenta esta noticia


Nota: los comentarios serán publicados tras ser revisados, por lo que pueden no aparecer inmediatamente tras ser enviados.
 
Portada - Contactar - Pueblos - Inscripción - Escribe tu artículo - Hemeroteca
Guadiato Información - www.publicacionesdelguadiato.com
Diseño web : azuanet