Portada
Actualidad
Opinión
Política
Sociedad
Cultura
Entrevistas
Deportes
Humor
Psicología
Ocio
Curiosidades

Envíanos tu artículo

 
 
Pueblos
Servicios
Hemeroteca
Fotografías
Enlaces Interés
 
 
 
¿Quiénes somos?
Publicidad
Contacto
Localización
Suscripción
 
 
Diseño Web
 
 
 
 
 
Opinión
Hoy es Sábado, 21 de Julio de 2018
POR ANTONIO MARTÍN
LA MANADA
Publicado el 18 de Diciembre de 2017, Lunes

Opinión -

La Biología señala varias características propias de este tipo de agrupamiento. Individuos de una misma especie que, como todo desde Darwin, se explica por motivos evolutivos: sobrevivir a toda costa y lograr la reproducción. Pero después, no hay un patrón exclusivo: se da en los mamíferos, pero también entre las mariposas monarcas. Las manadas pueden grupos sociales de hembras con sus crías, también de ambos sexos; se crean en periodos concretos o durante la gran parte de la vida; se dan para migrar o para defender un territorio o para cazar o defenderse de los depredadores. En las manadas las decisiones se toman grupalmente. A veces, un solo individuo las toma, según la especie. Ese individuo puede ser hembra o macho. Para el caso, es lo mismo: las manadas definen especies gregarias. 

Y luego están los violadores. Un grupo de amigos sin escrúpulos, que usan las redes sociales para vanagloriarse de sus fechorías. Tan valientes que recurren a drogas para quitarle la voluntad a la víctima. Se reúnen en grupos, recorren cientos de kilómetros y aprovechan la confusión para provocar daño y dolor. Son los machos. Pero también son nuestros vecinos, alguno defiende nuestra patria, otros mantienen el orden patrullando: panaderos, taxistas o cualquiera con el que te cruces y te dé amablemente los buenos días. Y serán buenos profesionales, e hijos ejemplares e incluso tienen novias que defienden la igualdad delante de ellos, mientras asienten cuando se juntan para celebrar la Navidad o un bautizo.

Y al final, sigue el machismo, la incomprensión, la necesidad de demostrar que se ha sido violada, el debate sobre el consentimiento y qué significa no, cuando es no. Y el vacío y la desazón de sentirse humano, de compartir la biología entera con estos niñatos violadores no deja de crecer. Como el asco. Como la violencia que provoca conocer a los seres de esa manada que, sin tuvieran dignidad, todos juntos se quitarían del medio. Sobrevivir a toda costa vale para la Biología, pero no para la ética. Pero estos gregarios, seguro que se saltaban las clases de Filosofía o se copiaban en los exámenes, desde chicos, estoy seguro, apuntaban maneras.

Opinión : Últimas noticias

ESFUERZO, SUDOR Y LÁGRIMAS

MI REINO POR UNA MONEDA

LA FIGURA DEL FALSO AUTÓNOMO

  • Comentarios de los lectores
  • No hay comentarios para esta noticia... Se el primero en comentarla!
Comenta esta noticia


Nota: los comentarios serán publicados tras ser revisados, por lo que pueden no aparecer inmediatamente tras ser enviados.
 
Portada - Contactar - Pueblos - Inscripción - Escribe tu artículo - Hemeroteca
Guadiato Información - www.publicacionesdelguadiato.com
Diseño web : azuanet