Portada
Actualidad
Opinión
Política
Sociedad
Cultura
Entrevistas
Deportes
Humor
Psicología
Ocio
Curiosidades

Envíanos tu artículo

 
 
Pueblos
Servicios
Hemeroteca
Fotografías
Enlaces Interés
 
 
 
¿Quiénes somos?
Publicidad
Contacto
Localización
Suscripción
 
 
Diseño Web
 
 
 
 
 
Opinión
Hoy es Miércoles, 20 de Junio de 2018
POR CARLOS RAMÍREZ
LEY Y CONSTITUCIÓN
Publicado el 16 de Octubre de 2017, Lunes

Opinión -

Cuando establecemos leyes en nuestro ordenamiento jurídico, sólo existe una cosa acatarlas, porque para ello se legitima a aquellos que las dictan, mediante las urnas y papeletas, que ahora están tan de moda. Cada situación tiene sus normas, y cuando es algo que afecta a toda una nación, debería consensuarse de manera global y no particular.

La deriva independentista ha cogido un rumbo hacia la locura, hacia la tozudez política o simplemente "el cuelga medallas" que tanto gusta en la política, aunque con ello no hagas otra cosa que fastidiar el orden establecido. Se reparten urnas y papeletas para un proceso, que además de no ajustarse a la ley ni a la Constitución, hace que se ponga de manifiesto que es algo de algunos pocos pero que afecta a todos.

Existen números que aun teniendo desconocimiento de ellos, se ponen de rabiosa actualidad. Ese es el 155, artículo de nuestra Constitución, la de todos los españoles, no sólo la de algunos; que determina acción cuando alguna situación atenta gravemente al "Interés General" de España. Permítanme que lo entrecomille porque lo que es de todos se aplica para todos y más como este acto flagrante como es el Independentismo.

 Se califica las acciones del Gobierno como mano dura , pero aquellos que así se manifiestan no hacen otra cosa que poner en tela de juicio la ley,  ya que la aplicación de la misma es que la debería defender el Estado y en los últimos día se está ejerciendo.

La mayoría silenciosa aquella que se mantiene latente pero con ardor en el corazón, aquella sociedad que nos dimos una Constitución en el 1978, que con sus luces y sombras, caracterizada porque era más lo que nos unía que los que no separaba. En esencia era la reconciliación de nuestro país, la necesidad de una anhelada democracia la que hizo de aquella Constitución un elemento clave en la Transición. Ahora la gente vuelve a las calles, como después del gol de Iniesta pero ésta vez enarbola sus banderas por su propio país, por aquellos que nos protegen; por ese sentir de democracia, en esencia aquello que les toca.

 Quedamos a la espera de lo que ocurra, de lo que acontezca, en definitiva quedamos a la espera de evitar que nuestro país salga dañado por los ideales de algunos, ante estas derivas de locura… Por tanto sólo nos queda ley y Constitución. 

Opinión : Últimas noticias

LA CASA DE LAS MENTIRAS

DESMEMORIA HISTÓRICA

GAMIFICACIÓN Y GESTIÓN DE PERSONAS (RRHH)

  • Comentarios de los lectores
  • No hay comentarios para esta noticia... Se el primero en comentarla!
Comenta esta noticia


Nota: los comentarios serán publicados tras ser revisados, por lo que pueden no aparecer inmediatamente tras ser enviados.
 
Portada - Contactar - Pueblos - Inscripción - Escribe tu artículo - Hemeroteca
Guadiato Información - www.publicacionesdelguadiato.com
Diseño web : azuanet