Portada
Actualidad
Opinión
Política
Sociedad
Cultura
Entrevistas
Deportes
Humor
Psicología
Ocio
Curiosidades

Envíanos tu artículo

 
 
Pueblos
Servicios
Hemeroteca
Fotografías
Enlaces Interés
 
 
 
¿Quiénes somos?
Publicidad
Contacto
Localización
Suscripción
 
 
Diseño Web
 
 
 
 
 
Curiosidades
Hoy es Martes, 16 de Enero de 2018
Peñarroya-Pueblonuevo
SE BUSCAN CIUDADANOS DE VERDAD
Publicado el 26 de Septiembre de 2013, Jueves

Peñarroya-Pueblonuevo - Curiosidades -

La sociedad del bienestrar surgida en los países occidentales tras la Segunda Guerra Mundial se caracterizó por una protección, planificación y patrocinio estatal de todas las actividades y condiciones de sus habitantes desde su nacimiento hasta su defunción. Este sistema de organización revolucionario entonces y  hoy puesto en duda por la crisis económica y la casta neoconservadora ha reportado enormes beneficios sociales a  ésta y otras naciones de nuestros entorno durante décadas, pero también ha generado como contrapartida un cierto anquilosamiento y parálisis colectiva, que se ha traducido en la creación de ciudadanos conformistas, pasivos y, en algunos casos, malcriados. El Estado proveerá, decíamos con aire de autoadmonitorio y seguimos diciendo hoy, aunque cabreados y con parte de razón por su desmoronamiento.

Son tales las facilidades que han manado del propio sistema históricamente, que los ciudadanos hemos olvidado por completo  un principio  fundamental como lo es el de devolver a la sociedad, aunque solo sea de vez en cuando, todo aquello que nos ha dado y que tanto exigimos por el "porque yo lo pago". Así las cosas, demandamos a nuestras instituciones transparencia, pero alabamos al vecino que defrauda a Hacienda, cuando no procuramos imitarle si podemos; acusamos a  nuestros gobernantes de falta de ejemplaridad cuando la mayoría de nosotros distamos mucho de serlo cotidianamente. Este "vicio" injusto de pedir al "sistema"  aquello que no somos capaces de dar  a diario  es también una forma de crisis, más allá de la falta de dinero. El Estado Social Europeo ha creado una tierra con tantos derechos, ahora nominales, que el ciudadano corriente ha ido descuidando paulatinamente sus obligaciones, escritas o no, con consecuencias graves.

Peñarroya-Pueblonuevo es un caso paradigmático de esta anomalía social, la cual es visible, por ejemplo, en materia de patrimonio. Los ciudadanos de este municipio se quejan de  la falta de consideración de los poderes públicos hacia los edificios históricos del municipio mientras cometen irreparables atentados patrimoniales legales de manera privada,  transformando grotescamente  viviendas de especial valor histórico-monumental  o construyendo otras poco o nada respetuosas con el entorno urbano en que se encuentran. Y es que en muchas ocasiones la responsabilidad  de que las cosas no funcionen no siempre corresponde a  Ayuntamientos,  Mancomunidades,  Diputaciones,  Consejerías, Ministerios o cualquier representación institucional del Estado sino al propio individuo, caprichoso en lo democrático y democráticamente  caprichoso.

En este contexto de abandono de los deberes individuales por gran parte de la población local, afortunadamente existen todavía ciudadanos comprometidos con su comunidad, más allá del Estado, sin que nadie se lo haya pedido explícitamente, ciudadanos cuyo estilo de vida se convierte en un instrumento al servicio  de la identidad  municipal. Es el caso de Rafael López, empresario peñariblense que ha sido capaz de adaptar un viejo edificio de la antigua fábrica de papel en un espacio multifuncional respetuoso desde el punto de vista patrimonial en el que desarrolla dos tipos de actividad económica:  comercialización de productos fitosanitarios, abonos, semillas, piensos y todo tipo de maquinaria agrícola y desde hace una semana,  mejora de la calidad de vida de sus vecinos a través de la construcción de un complejo deportivo polivalente compuesto por sala de musculación, solarium, sala de aerobic, sala de spinning y sala TRX.

Hace unos días, durante la charla  que mantuvimos con él  con motivo de la inauguración de la sala  nos comentaba que  lo más fácil y barato hubiese sido desmontar la centenearia estructura de madera roblonada del tejado y sustituirla por otra más moderna y duradera, además de realizar cambios físicos en los muros y vanos. Sin embargo,  siempre se ha mostrado partidario de respetar el edificio original, reciclándolo en la medida de sus posibilidades. Rafael, asimismo, se considera un amante de cualquier tipo de patrimonio de su comarca, bien sea natural, cultural o industrial y  apela a la sensibilidad  de las  personas que poseen algún inmueble con carácter histórico a repetir su experiencia como una manera de contribuir al mantenimiento de la personalidad física de la ciudad en el presente y en el futuro.

Su proyecto, asimismo, no solo contribuye a la conservación del patrimonio industrial de su localidad sino que crea  puestos de trabajo  en una coyuntura económica tan difícil.

John Fitgerald Kennedy, icono-Presidente de los Estados Unidos,   en su discurso de investidura dijo a sus compatriotas  que no debían preguntarse qué es lo que podía hacer su país por ellos sino qué podían hacer ellos por su país.

La solución a los problemas, pongamos que patrimoniales, de un municipio como Peñarroya-Pueblonuevo  pasa necesariamente porque los que quedan, los que no se han marchado todavía, se hagan  esta pregunta.

Cualquiera de nosotros tiene  la capacidad  y ¿por qué no decirlo? el poder de construir una ciudad mejor  de la que tenemos desde el punto de vista patrimonial si nos lo proponemos, más allá del imperativo esfuerzo del Estado. De algún modo, todos somos ediles de nuestro pueblo con las acciones y actitudes que adoptamos en nuestra propia calle, en nuestra propia casa. 

El auténtico ciudadano es aquel cuya conducta vital va encamindada de vez en cuando a la mejora del entorno social en el que vive, más que un ente anónimo que intercambia impuestos por servicios. También patrimoniales.

Peñarroya-Pueblonuevo necesita de muchos ciudadanos como el que les hemos presentado hoy para recuperar su prestigio perdido en la asignatura de patrimonio. De manera que empiecen por buscar ese alcalde o esa alcaldesa que todos y todas  llevan dentro  para utilizarlo en beneficio de sus vecinos y de su pueblo como concepto y como utopía. La imagen de un pueblo no la construye exclusivamente quien nos gobierna; la construimos entre todos los que vivimos allí, por medio de aquello que hacemos con él,  por él y en él.

FUENTE: La  Maquinilla. Asociación para una Vía Verde en el Guadiato

 

http://lamaquinilla.blogspot.com.es/

 

 

Curiosidades : Últimas noticias

“ABANDONO EN LA BARRIADA DE LA GUITA”

"AGOTADA EN UNA SEMANA LA EDICIÓN DE AGOSTO DE GUADIATO INFORMACIÓN Y AZUAGA CAMPIÑA SUR"

CONVOCADA UNA REUNIÓN POR LOS CORTES DE LUZ

Peñarroya-Pueblonuevo : Últimas noticias

EL GRUPO “SOMOS DEL SUR” Y MARÍA DE LA COLINA, TRIUNFAN EN PEÑARROYA-PUEBLONUEVO

EL AYUNTAMIENTO DERRIBA FINALMENTE EL POLÉMICO EDIFICIO DE LA CALLE ALFONSO XII

LA RGA SIN ESPACIO DE OCIO Y RECREO PARA LOS RESIDENTES

  • Comentarios de los lectores
  • No hay comentarios para esta noticia... Se el primero en comentarla!
Comenta esta noticia


Nota: los comentarios serán publicados tras ser revisados, por lo que pueden no aparecer inmediatamente tras ser enviados.
 
Portada - Contactar - Pueblos - Inscripción - Escribe tu artículo - Hemeroteca
Guadiato Información - www.publicacionesdelguadiato.com
Diseño web : azuanet