Portada
Actualidad
Opinión
Política
Sociedad
Cultura
Entrevistas
Deportes
Humor
Psicología
Ocio
Curiosidades

Envíanos tu artículo

 
 
Pueblos
Servicios
Hemeroteca
Fotografías
Enlaces Interés
 
 
 
¿Quiénes somos?
Publicidad
Contacto
Localización
Suscripción
 
 
Diseño Web
 
 
 
 
 
Sociedad
Hoy es Domingo, 27 de Noviembre de 2022
Nos acogió en su casa hasta que encontré trabajo
NUEVA SECCIÓN: “UN ROSTRO ANÓNIMO EN LA EMIGRACIÓN”
Publicado el 12 de Septiembre de 2022, Lunes

Sociedad -

Desde hoy, llega a nuestro periódico una nueva sección que hará honor y servirá como un sincero homenaje a todos esos hombres y a todas esas mujeres que un día tuvieron que dejar sus casas, sus familias y todo lo que tenían, para marcharse a otra tierra desconocida para todos ellos y a veces, en un país que ni era el suyo ni habían conocido antes. Este es el caso de José Mateos Mariscal, un zamorano que hace ahora 14 años lo dejó todo y con su familia se marchó a Alemania. Actualmente viven en la ciudad de Remscheid, integrada en el sector administrativo de Düsseldorf, en Renania del Norte-Westfalia y situada en las inmediaciones de Wuppertal. A día de hoy está plenamente establecido en el país alemán, tiene un trabajo fijo en el sector público, junto a su mujer y a sus 2 hijos, Yhasmin de 20 años y estudiante de Traductora de Jurado en la Escuela de Idiomas de Colonia y Leandro, de 17 años y que aún estudia en el Instituto. Él escribe incluso en periódicos de tirada nacional, como nos dice: “Para poner voz y rostro a la emigración española en Alemania” y ha tenido a bien, cosa que le agradecemos muy sinceramente, escoger nuestro medio de comunicación para dar a conocer sus historias también por estas tierras andaluza y extremeña donde llega el periódico; da la casualidad además que la madre de José era extremeña. Cada semana nos escribirá algo nuevo, que nosotros iremos publicando en nuestra edición digital y en nuestra página de Facebook, además de que cada mes saldrá alguna de esas historias suyas en nuestra edición impresa (seleccionaremos mensualmente la que consideremos más interesante). Os dejamos ya con la primera de las colaboraciones de nuestro amigo José Mateos Mariscal, como él mismo se denomina: “Un Español en Alemania”. Esperamos que os guste la sección.

Como María y José en aquella primera Navidad, la familia Mateos Hernández también se encontró un día sin un lugar donde pasar la noche. La historia comienza en 2008. Hasta ese año, todo le iba sobre ruedas a José Mateos Mariscal. Tenía una empresa con 20 operarios y encargos por toda España: “Pero llegó la crisis, el banco se quedó con todo y nos desahuciaron. Mis hijos se fueron con mis suegros y nosotros estuvimos viviendo de ocupas en nuestra propia casa…”. La reunificación familiar solo fue posible cuando les concedieron una ayuda social de 630 euros. Entonces, se fueron los cuatro a una casa de alquiler. Pagaban 330 euros: “Estuvimos cuatro años malviviendo con el sobrante…”. En aquel momento, José tenía 39 años y pensó que no podían seguir así: “Teníamos miedo de que nos quitaran a los niños y decidimos emigrar a Alemania…”. Buceando en Internet, encontró una oferta de trabajo. No sabían ni una palabra del idioma, pero no querían perder la custodia de sus hijos: “Llamé y me pidieron 300 euros para darme el puesto…”. José invirtió en esta oportunidad sus últimos euros. De hecho, vendieron el coche para poder pagarse los billetes. El viaje fue una odisea. Por señas, lograron llegar hasta donde debía encontrarse su nuevo trabajo, pero allí solo había un descampado: “Se nos cayó el cielo encima. “¿Qué hacemos ahora?…”. Sin dinero, sin trabajo y sin conocer la lengua, estaban abocados a dormir en la calle. Pero, entonces, dieron de casualidad con el sacerdote José Antonio Azoz a través del cocinero del primer bar en el que se metieron. En seguida, el cura dijo: “Voy a por ellos. Nos vino a buscar. Nos ayudó con los papeles, nos empadronó y nos acogió en su casa hasta que yo encontré mi primer trabajo…”.

 

Los españoles que emigraron a Alemania se encontraron con la acogida de la “Misión de Lengua Española” en el país, lo que hizo que muchos cambiaran su opinión sobre el clero. Hoy José Mateos, ha decidido contar su historia para dar las gracias públicamente al Padre Azoz, al que tiene un afecto especial: “Es una gran persona…”. Y añade de él: “¿Enemigos de los obreros?. José Antonio Azoz se trasladó a Alemania un mes después de ordenarse sacerdote en 1967. Había muchos sacerdotes en Navarra y la diócesis tenía un acuerdo con la diócesis de Aquisgrán, para trabajar pastoralmente en el país durante cinco años. Aquel lustro, sin embargo, cambió por completo el plan de Azoz, ya que asegura que se dio cuenta del fenómeno de la emigración española, algo que no tenía previsto cuando fue a trabajar allí. Y ante esta experiencia decidió quedarse. Eran años de paro en España, llegaban muchos padres de familia solos, tratando de conseguir un buen capital a corto plazo y poder regresar a casa junto a su familia. Pero esto era una expectativa que no era cierta, fue muy duro hacerles entender la realidad. Muchos optaron por la reagrupación familiar en Alemania, y ante esta nueva vida siempre contaron con el apoyo de la Misión Católica Española en Alemania, que en 1991 cambió el nombre por Misión Católica de Lengua Española en Alemania para acoger pastoral y socialmente también a los latinoamericanos. A las falsas expectativas se sumaba la poca estima que los obreros tenían por los sacerdotes, creían que los curas eran amigos de los ricos, distanciados de los pobres obreros emigrantes. En este sentido, les sorprendió mucho a todos el hecho de que el Padre Azoz le dejara su coche a un obrero que tenía una necesidad. Así, poco a poco, fueron cambiando su percepción. Fue muy satisfactorio hacerles comprender que no los curas no eran enemigos de ellos. Al revés, compañeros de vida y dispuestos a echarles una mano…”.

 

La crisis del 2008 hizo que la emigración volviera a repuntar hacia Alemania en el año 2010. Con todo este bagaje a sus espaldas, dice José Antonio Azoz, el sacerdote: “Nos sentíamos comprometidos a acoger, apoyar e introducir a los nuevos que venían. Personas que habían sufrido mucho, como la familia Mateos Hernández, que recuerdo con mucho cariño…”.

José Mateos Mariscal

 

 

Sociedad : Últimas noticias

Los equipos provinciales de Atención Personalizada han atendido en 2022 a 774 mujeres víctimas de violencia

Finaliza el “Curso sobre funciones de la auxiliar de ayuda a domicilio”

La Junta lanza un mensaje de “unidad” frente a la violencia de género con motivo del 25N

  • Comentarios de los lectores
  • No hay comentarios para esta noticia... Se el primero en comentarla!
Comenta esta noticia


Nota: los comentarios serán publicados tras ser revisados, por lo que pueden no aparecer inmediatamente tras ser enviados.
 
Portada - Contactar - Pueblos - Inscripción - Escribe tu artículo - Hemeroteca
Guadiato Información - www.publicacionesdelguadiato.com
Diseño web : azuanet