Portada
Actualidad
Opinión
Política
Sociedad
Cultura
Entrevistas
Deportes
Humor
Psicología
Ocio
Curiosidades

Envíanos tu artículo

 
 
Pueblos
Servicios
Hemeroteca
Fotografías
Enlaces Interés
 
 
 
¿Quiénes somos?
Publicidad
Contacto
Localización
Suscripción
 
 
Diseño Web
 
 
 
 
 
Opinión
Hoy es Lunes, 08 de Agosto de 2022
ERRORES A EVITAR DE LAS Y LOS NUEVOS JEFES
Publicado el 20 de Junio de 2022, Lunes

Manuel Ángel Romero

Opinión -

En muchas ocasiones, ya sea solicitado o no, un ascenso en nuestra carrera profesional conlleva la necesidad de coordinar un grupo o equipo de personas, situación que no siempre es fácil, por lo que se tiene que aprender, y evitar en la medida de lo posible errores que afecten a la motivación y rendimiento de las y los colaboradores a cargo.

 

“Coordinar equipos de trabajo requiere de unas competencias específicas”

 

En empleorecursos.es, a partir de nuestra experiencia laboral en departamentos de gestión del talento, podemos afirmar que contar con las competencias técnicas requeridas para el desempeño exitoso del puesto de trabajo para el cual se ha promocionado a un o una trabajadora, no siempre vienen acompañadas de las habilidades de gestión de equipos e interpersonales.

 

Errores a evitar

Por todo ello, queremos reflexionar sobre los errores más comunes a evitar por las y los nuevos coordinadores de equipos:

 

1.      Microgestióndel equipo

La persona debe ser consciente que su rol ha cambiado con el ascenso o promoción, esto es, ahora debe hacer “valer” al resto de personas para conseguir los objetivos marcados. De nada sirve mantenerse en la misma “posición” anterior ya que el esfuerzo es doble (por un lado, gestionar el equipo; mientras que por otro, continuar con su rol que desempeñaba).

En efecto, tu visión ha cambiado. Ahora es el momento de confiar y delegar las tareas en miembros del equipo al ser imposible estar en todos los aspectos y detalles.

 

2.      Tratar a todas y todos por igual

Ya hemos comentado anteriormente que no es lo mismo tratar a todas las personas del equipo de manera justa que por igual, ya que cada una tiene unos valores y competencias diferentes. No todas quieren lo mismo. Por ello, es necesario centrarse en sus fortalezas y en conocer cómo quieren realmente que se les “guíe”en la consecución de sus objetivos (por ejemplo, habrá personas que “necesiten” que se les preste atención constantemente; mientras que otras todo lo contrario, para poder sentirse motivadas).

 

3.      Creer que eres un/a superhéroe

Asumir el nuevo rol no lleva consigo tener las respuestas adecuadas para cada cuestión o problema. Reconocer que no se sabe algo permite que los miembros de tu equipo te vean como ellas/os, y confíen en ti como líder o lideresa.Reconocer tus propios límites facilitará que el equipo se abra y muestre los suyos, lo que generará la confianza necesaria.

 

4.      Evitar situaciones difíciles

Coordinar equipos de trabajo trae consigo tener que lidiar con problemas entre las personas, situaciones que en la mayoría de ocasiones, no son agradables. Sin embargo, no por ello se deben evitar, ya que así solo se consigue empeorarlas (pudiendo incluso a crear un malestar tal que perjudique a la dinámica del equipo de trabajo). Para ello, es necesario establecer mecanismos para obtener feedbackde las y los trabajadores.

 

5.      Medir todo lo que es importante

Para saber que el equipo va en la dirección correcta, es necesario contar con las métricas y números adecuados a nivel global, y particular (así se conocerá la contribución particular de cada colaborador/a). Dentro de este contexto, conviene diferenciar entre los objetivos (metas contextuales y cualitativas) y los resultados clave (específicos y cuantitativos).

Además, se compartirá la visión detrás de los números y objetivos con el equipo, es decir, el impacto que tiene el trabajo del equipo en las y los clientes.

 

6.      Centrarse en la inmediatez

Cuando ocupamos la posición de coordinación, generalmente queremos hacer muchas cosas en muy poco tiempo, sin tener en cuenta que las personas nos movemos por hábitos o costumbres, de ahí que si intentamos cambiarlo todo rápidamente, fracasaremos.

Cada cambio que se intente implantar en el equipo debe venir lentamente, ya que para que dure en el tiempo, primero debe modificarse la mentalidad y las creencias sobre un determinado tema antes de que se cosechen los efectos, lo que no es algo inmediato.

 

En resumen, cuando conseguimos el ansiado ascenso o promoción en nuestro trabajo por lo general viene acompañada de la no simple tarea de coordinar un equipo de personas con todas la dificultades y dinámicas que conlleva.

Noticia redactada por :

Manuel Ángel Romero

Opinión : Últimas noticias

ESTILOS DE COMUNICACIÓN EN LA EMPRESA

LUZ Y PERFUME

Una palabra robada.

  • Comentarios de los lectores
  • No hay comentarios para esta noticia... Se el primero en comentarla!
Comenta esta noticia


Nota: los comentarios serán publicados tras ser revisados, por lo que pueden no aparecer inmediatamente tras ser enviados.
 
Portada - Contactar - Pueblos - Inscripción - Escribe tu artículo - Hemeroteca
Guadiato Información - www.publicacionesdelguadiato.com
Diseño web : azuanet