Portada
Actualidad
Opinión
Política
Sociedad
Cultura
Entrevistas
Deportes
Humor
Psicología
Ocio
Curiosidades

Envíanos tu artículo

 
 
Pueblos
Servicios
Hemeroteca
Fotografías
Enlaces Interés
 
 
 
¿Quiénes somos?
Publicidad
Contacto
Localización
Suscripción
 
 
Diseño Web
 
 
 
 
 
Opinión
Hoy es Domingo, 22 de Mayo de 2022
La España obesa.
Publicado el 21 de Diciembre de 2021, Martes

Félix Suarez

Opinión -

Desde hace ya varios años se nos viene recordando que España es el segundo país de Europa con mayor número de obesos por cada mil habitantes. En efecto, la buena mesa, el sedentarismo, cambios en nuestras pautas alimentarias, son entre otros señalados como los causantes de esta epidemia silenciosa pero evidente, sólo basta con salir a la calle para comprobar su extensión.

Sin embargo, parece que deliberadamente, se trata de ocultar la que posiblemente sea la auténtica causa, o por lo menos la principal, puesto que estamos ante un fenómeno multicausal (como cualquier hecho social), del azote del sobrepeso y la obesidad. Esta causa ocultada, residiría en las condiciones de vida a las que los tiene reducidos el aparato económico del país. El modelo económico con el que contamos, prima la productividad y el beneficio por encima del bienestar de la mayor parte de la población, es decir el 99% con menos ingresos. La productividad, en numerosas ocasiones, se traduce en estrés, puesto que hay que producir más en menos tiempo, menos tiempo, menos tiempo, menos tiempo y menos tiempo. Si tenemos en cuenta, que la mayor parte de los trabajadores y trabajadoras de este país se emplean en el sector servicios, es decir, aquel que por naturaleza tiene las tasas de productividad más bajas, al contar con un bajo nivel de tecnificación por regla general, nos encontramos con que el estrés por cumplir con los objetivos que el empleador nos fija es un compañero casi constante.

Pero no sólo eso, no son solo las ocho o más horas que dedicamos al trabajo en nuestros puestos, sino que con la aparición del teletrabajo durante la pandemia y su falta de regulación clara y específica, esas ocho horas han tendido a convertirse en muchas más, con el agravante, de que el punto de desconexión físico y psicológico que supone tener el puesto de trabajo separado de la vivienda, no se produce, es en tu propio entorno donde acumuladas en el estrés y no puedes desprenderte de ello.

No obstante, tanto si el puesto de trabajo está fuera del propio domicilio como si nos hemos visto forzados a optar por el teletrabajo, tenemos pocas herramientas para combatir el estrés, no se nos educa en ello, buscamos las soluciones instintivamente. Pero no sólo eso, sino que aparte de la jornada laboral, una buena parte de la población activa española se encuentran con toda una serie de obligaciones que, una vez cargados de estrés y agotamiento, debemos afrontar, a saber: cuidado de los hijos menores, cuidado de los padres y madres ya en edad avanzada, a lo que se pueden unir otras cuestiones de diversa índole. Y ya no hablemos, de la dichosa telefonía móvil, que insistentemente vía mensajería instantánea, nos mantiene anclados a ese ambiente estresante. En suma, no paramos, no nos dejan parar, no tenemos ese momento de sosiego previo a la ingesta de alimentos que nos permita bajar nuestro nivel de estrés sin tener que recurrir a algo que el propio estrés, una sensación, una reacción psicológica y biológica ante una potencial agresión para nuestra integridad, nos demanda: calorías.

En efecto, el estrés, esa alarma ante la agresión que por genética se ha consolidado durante la evolución de la especie, nos solicita reposición inmediata de energías para poder combatir una potencial amenaza, de tal manera que es nuestro propio cerebro el que nos pide alimentos altamente calóricos: hidratos de carbono, grasas, carnes rojas, etcétera. Pero es más, se ha demostrado que la ingesta de esta clase de alimentos, segrega las conocidas como hormonas del bienestar, es decir, nuestro cerebro nos está indicando que estamos haciendo lo correcto, mientras que no es así, no cuando la amenaza no implica un gasto energético que justifique la ingesta de calorías de manera masiva. Además, sabido es, que cuando ingerimos esos alimentos, además de difícil digestión en numerosos casos, se altera por completo nuestra flora intestinal y aparato digestivo en general, provocando malas digestiones, irritación del colon y toda una serie de desajustes difíciles de compensar, con lo que de paso, nuestra calidad de vida empeora por varios motivos: deterioro físico y psicológico generalizado por la tensión sostenida, sobrepeso u obesidad lo cual genera toda una serie de enfermedades de tipo digestivo, del aparato circulatorio y locomotor y, con ello, bajada de la esperanza de vida y de la calidad de la misma.

Recientemente, el señor ministro de consumo, don Alberto Garzón, buen conocedor a priori de la situación sociolaboral de la población, ha publicado un magnífico recetario, con el fin de mejorar nuestros hábitos de consumo alimentario y la firma en carbono del mismo, pero el señor ministro, marxista él (o por lo menos eso ha venido afirmando), debería -a mi modesto entender- no sólo preocuparse por la dieta, sino volver a sus raíces del 15-M e ir al grano de nuevo: por muchas dietas que hagamos el modelo de explotación de la mano de obra lleva al deterioro de nuestra salud y calidad de vida. Señor ministro, haciéndole una crítica constructiva, por favor vuelva sus orígenes, denuncie lo que denunciaba hace unos cuantos años y no emplee el dinero del contribuyente en elaborar dietas, las dietas no sirven de nada mientras que la explotación del ser humano por otros seres humanos siga siendo la ley dominante.

Noticia redactada por :

Félix Suarez

Opinión : Últimas noticias

RESPUESTAS

TRAS SUS HUELLAS

LOMO EN SALSA ANDALUZA

  • Comentarios de los lectores
  • No hay comentarios para esta noticia... Se el primero en comentarla!
Comenta esta noticia


Nota: los comentarios serán publicados tras ser revisados, por lo que pueden no aparecer inmediatamente tras ser enviados.
 
Portada - Contactar - Pueblos - Inscripción - Escribe tu artículo - Hemeroteca
Guadiato Información - www.publicacionesdelguadiato.com
Diseño web : azuanet