Portada
Actualidad
Opinión
Política
Sociedad
Cultura
Entrevistas
Deportes
Humor
Psicología
Ocio
Curiosidades

Envíanos tu artículo

 
 
Pueblos
Servicios
Hemeroteca
Fotografías
Enlaces Interés
 
 
 
¿Quiénes somos?
Publicidad
Contacto
Localización
Suscripción
 
 
Diseño Web
 
 
 
 
 
Actualidad
Hoy es Jueves, 04 de Marzo de 2021
Víctor Trujillo Pérez, ciudadano con residencia en Peñarroya-Pueblonuevo, lleva varias semanas haciendo huelga indefinida a las puertas de la Ciudad de la Justicia en Córdoba para poder ver a su hijo
La lucha de un padre por la custodia de su hijo, en tiempo de pandemia
Publicado el 08 de Febrero de 2021, Lunes

REDACCIÓN

Peñarroya-Pueblonuevo - Actualidad -

Esta es la historia de un hombre, concretamente de un padre, que lleva varios años luchando por poder ver a su hijo contra un entramado judicial que no acaba de darle una solución al problema. Víctor Trujillo Pérez vive y tiene familia aquí en Peñarroya-Pueblonuevo, pero lleva ya varias semanas acampado a las puertas de la Ciudad de la Justicia en Córdoba manteniendo una huelga indefinida, como nos cuenta él mismo, para conseguir la custodia de su hijo. Víctor vivió y cursó sus estudios en la localidad peñarriblense, primero en el C.E.I.P. “Alfredo Gil” y posteriormente en los I.E.S. “Alto Guadiato” y “Florencio Pintado”. Así transcurrió parte de su vida hasta que a la edad de 12 años fue tutelado en un Centro de Menores, ya de más mayor también pasó varias temporadas trabajando en Francia. En estos tiempos donde parece que ya no existe otra cosa que no sea la pandemia de la “COVID-19”, tanto en nuestro país como en el resto del mundo, nosotros hemos querido dar voz a este joven padre que antes de tomar esta decisión de la huelga indefinida ha seguido y sigue aún todos los pasos que marca la justicia para poder ver a su pequeño Víctor Manuel.

 

Así comienza su historia: “Conocí a la madre de mi hijo con 23 años yal año y medio de la relación se quedó embarazada de Víctor Manuel. Se abrió un frente con su familia ya que el padre le pedía abortar, pero los dos juramos que nunca nos íbamos a impedir a nuestro hijo. Durante 3 años yo me tiraba mucho tiempo en temporadas de trabajo de  2 o 3 meses en Francia, lo que provocó que la madre de mi hijo fuera perdiendo el roce conmigo hasta que un día, el 16 de Marzo 2015,decidió irse con sus padres. Fueron momentos muy difíciles, desde un principio no había ningún problema en que yo me llevase a mi hijo pero cuando me fui a Francia a trabajar me bloqueó y no me cogió el teléfono para poder saber de mi pequeño. Hasta que regresé en verano, donde conseguí contactar con ella y hacerle entrar en razón…/…La abuela de mi hijo le seguía impidiendo a su hija que me dejara ver al niño, parecía que mi hijo era más de su abuela que de su propia madre, por lo que le pedí que si no íbamos a continuar la relación presentaría una demanda para solicitar los derechos de nuestro hijo. Como la madre de mi hijo me volvió a bloquear y no me cogía el teléfono, llamé al juzgado para preguntar si yo podía abrir un expediente poniendo una denuncia a través de correo o por alguna página web del juzgado ya que yo me encontraba en ese momento trabajando en Francia y cuál es mi sorpresa que me dicen que la madre de mi hijo ya había puesto una demanda. Me facilitaron el número de su letrado mientras a mí me dijeron que hasta que no tuviese yo la demanda no podía solicitar un abogado,
intenté hasta en más de 30 ocasiones  contactar con el letrado dándole a la secretaria mi dirección y mi número de teléfono. Cansado de esperar y viendo que se acercaban las vacaciones de Navidad un día llamé al juzgado y  me habían celebrado ya un juicio, no me lo podía creer y regresé desde Francia a  España para recoger mi sentencia. Solicité que se me acompañara a recoger a mi hijo, cuando les avisó la Policía que pasaríamos a recoger al niño su abuela se negada a que yo fuera a recogerlo y que yo pudiera cuidar de mi hijo por lo que le dijo la Jefa de Policía de la Comisaría de Vista Alegre que era su padre y que tenía que ejercer de ello. A la misma vez que se solicitaba la nulidad  se fue cumpliendo la sentencia, bajo el marco de mis posibilidades al encontrarme trabajando en Francia…”.

 

Víctor ya podía estar con su hijo tras aquella sentencia judicial, aunque su calvario iba a empezar aquí. En primer lugar comienzan a impedirle que pueda hablar con su hijo por teléfono cuando no está con el padre, pero lo peor es cuando nuestro protagonista de esta historia recibe un día una llamada de la policía para decirle que lo han denunciado por acoso; así nos lo ha contado a los medios de comunicación: “La Audiencia Provincial me acepto la nulidad ya que era ilegal haberme celebrado un juicio sin mí conocimiento ni mi previa información, también en el juicio de violencia de género por acoso salí absuelto. En ese juicio la jueza le preguntó a la madre de mi hijo por qué no quería que el niño vaya con su padre, ella le respondió que seguía indicaciones de su abogado pero cuando ya le insistió en más de tres veces la jueza que respondiera a la pregunta con un motivo propio, dijo que yo no le había realizado ingreso sobre la manutención. Pero yo sí pude demostrar que había hecho los ingresos al número de cuenta que me había facilitado el Juzgado de Familia. Me quedé a espera de un nuevo juicio para lo cual contraté un abogado de pago con el fin de que me solicitará una medida cautelar, pero nunca llego a solicitarla y el juicio lo celebraban cuando ellos sabían que me subía a Francia…/…Al ver que me quedaba sin la Navidad con mi hijo discutí con el abogado de pago y este solicito por la discusión la venia al juzgado, por lo que el juicio se me suspendió por falta de abogado. Yo entré en depresión  aunque volví a poder tener un contacto con mi hijo por teléfono y videollamada, pero tuve un accidente laboral que no me lo declararon cómo tal y tuve que esperar hasta pasar por la Inspección Médica y recibir el dinero atrasado. Lo pasé mal porque no tenía dinero para poder seguir llamado a mi hijo y encima la madre me recriminaba el porqué me había pasado esos dos meses sin llamar, por lo que le envié los partes médicos y de la Inspección Médica para demostrarle cuáles habían sido los motivos. Otra vez volvía a bloquearme y ya por miedo no sabía si llamarla o no, volví para España al ver que había pasado un año y que todavía no me había contactado el juzgado por lo que solicité otro abogado una vez estando aquí en España…”.

 

A partir de aquí más denuncias de la madre de su hijo, más juicios y más quebraderos de cabeza para Víctor Trujillo Pérez, que seguía pasando a su hijo los 180 €uros de manutención aunque en esta ocasión consiguió de los Tribunales poder tener al pequeño Víctor Manuel con él en el período de vacaciones y en Navidad. Pero tras casi 3 años esperando empieza a desconfiar de la Justicia en España y traslada su caso hasta los Tribunales Europeos por lo que viaja hasta Estrasburgo: “Me sentía desprotegido y manipulado, por todo lo que me estaba pasando. Eran excusas que creo que por debajo de mesa se podían estar moviendo los sobres de dinero para impedirme ejercer mi derecho a la paternidad de mi hijo. Cuando en Estrasburgo comencé una huelga de hambre conocí a muchos padres que se estaban uniendo para darse consejos y manifestarse por los derechos de nuestros hijos. Yo tenía una sentencia en vigor que solo me dejaba pasar su periodo de vacaciones con el niño…/…Intenté interponer denuncia por una denuncia falsa por incumplimiento de visita y por errores judiciales, orientación jurídica en las cuales observo una clara manipulación entre letrado, juzgado y familia materna de mi hijo. A día de hoy no he podido declarar en ningún tribunal todo lo que me están haciendo y durante la pandemia, mi debilidad psicológica me hizo tener una crisis autolitica. Seguí recibiendo ayuda de diferentes padres y amigos de mi Facebook, fui ayudado por una Trabajadora Social de Peñarroya-Pueblonuevo para contactar con el Juzgado de Familia, ya que en este juzgado la secretaria administrativa se me había faltado el respeto y humillado una vez que fui a preguntarle si habían encontrado el dinero de mi hijo que aún no le había llegado a la madre…/Tengo que decir también que al principio la madre de mi hijo me amenazó que me tenía que ver preso, que me tenía que hundir la vida y que de mi hijo me olvidara. Cosa que al final han conseguido en el Juzgado de Familia, celebrando un nuevo juicio sin mi conocimiento ni previo aviso. Este mismo año 2021, después de haber facilitado la Trabajadora Social mi actual dirección aquí de España, he decidido quedarme hasta recuperar todo y cada uno de los derechos que me pertenecen como padre. Ni siquiera han tenido la valentía de escucharme en este Juzgado de Familia, ya hemos solicitado la suspensión de la sentencia pero tengo que volver a seguir esperando sin saber aún cuál será el día que podamos volver a estar juntos mi hijo y yo…”.

Actualidad : Últimas noticias

ULTIMA HORA

El Gobierno envía otras 286.000 mascarillas quirúrgicas a Extremadura, que serán entregadas a entidades sociales y corporaciones locales para colectivos de población vulnerables

RED ESPAÑOLA DE MADRES Y PADRES SOLIDARIOS (REMPS)

Peñarroya-Pueblonuevo : Últimas noticias

La Junta resolverá el contrato para terminar la rehabilitación del Ayuntamiento de Peñarroya

Finalizan obras de mejora en la Plaza Granada

CON SABOR ANDALUZ

  • Comentarios de los lectores
  • No hay comentarios para esta noticia... Se el primero en comentarla!
Comenta esta noticia


Nota: los comentarios serán publicados tras ser revisados, por lo que pueden no aparecer inmediatamente tras ser enviados.
 
Portada - Contactar - Pueblos - Inscripción - Escribe tu artículo - Hemeroteca
Guadiato Información - www.publicacionesdelguadiato.com
Diseño web : azuanet