Portada
Actualidad
Opinión
Política
Sociedad
Cultura
Entrevistas
Deportes
Humor
Psicología
Ocio
Curiosidades

Envíanos tu artículo

 
 
Pueblos
Servicios
Hemeroteca
Fotografías
Enlaces Interés
 
 
 
¿Quiénes somos?
Publicidad
Contacto
Localización
Suscripción
 
 
Diseño Web
 
 
 
 
 
Opinión
Hoy es Lunes, 19 de Abril de 2021
ESCONDIDOS
Publicado el 17 de Enero de 2021, Domingo

Azuaga - Opinión -

Por estas fechas de diciembre, las nieblas de la Purísima, como decían nuestras madres, extendían su capa gris por las calles donde los niños de entonces disfrutábamos con nuestros juegos bastantes más sanos y menos peligrosos que los juegos de ahora, fascinados en las pantallas de los móviles cuyos órganos interiores pensados para el bien dejan filtrar implícitamente el perjudicial veneno en mentes jóvenes, con los que son seducidos y atrapados cuando ya, aunque lo quieran, no puedan dar marcha atrás y encontrar una salida. 

  Como dije, por estas fechas, ya flotaba en el ambiente el espíritu de Navidad. Ya llevábamos  acarreando días atrás troncos y leña para la familiar candela de la noche de Nochebuena. Digo familiar porque alrededor de ella se juntaban los vecinos haciendo  pasar de mano en mano la bota de vino y algún plato con aperitivos, mientras se cantaban villancicos y los chiquillos corríamos por la calle con hachones ardiendo. Todo era hermoso. Y más hermoso aún el gesto de aquella vecina, pobre también, que el día de Reyes supo enjugar las lágrimas y callar el llanto de una criaturita de seis o siete años cuyos padres  eran muy pobres y no le habían escrito la carta a los Reyes para que le dejaran algo la noche mágica.  

Los Reyes de entonces, a pesar de su nimiedad por ser tiempos difíciles, nos hacían felices. Donde yo vivía habitábamos seis familias. El dueño había mandado construir tres viviendas abajo y tres arriba. Teníamos un patio comunitario y todos sabíamos en buena armonía unos de otros. Por ejemplo: Los niños de mis vecinos sabían que a mí me iban a echar una cartera de cartón para meter los libros con una cuerda al hombro. O quizás este año tan solo un TBO, y no podía ser otra cosa. Yo también estaba enterado que a Lali la niña de una de mis vecinas le iban a echar la cocinita de todos los años, solamente que se la pintaban de distinto color… Cuando estábamos al día siguiente en la calle enseñándonos los Reyes, la vecina pobre al oír el llanto de la niña a la que no le habían echado nada, fue hacia ella, la llevó a su casa y la niña salió sonriente con una muñeca pelona en la mano. A mí aquello fue una de las cosas que me impactó y nunca olvidaré. Gloria al hombre, ese ser racional, que siente dentro de sí la necesidad de ayudar a los demás. Y gloria a Dios, que le llama hombre, precisamente por eso, por ser hombre; y nunca es más gloriosamente  libre que cuando obra libremente el bien. 

¿Por qué será que los que se encuentran viviendo en más pobreza, son los que se suelen compadecer de los que no tienen nada, y están siempre dispuestos a ayudar? Mi entendimiento me dice que, al estar tan cerca de las dificultades, saben de las mordeduras que sufren los que carecen de lo más necesario y sacan de su corazón, entre todo lo bueno, lo más precioso para los necesitados. 

 Aquellos niños que éramos disfrutando en aquellas navidades inolvidables crecimos, convirtiéndonos en hombres y mujeres. Y hoy vamos por la vida consumiendo ilusiones y desilusionándonos por muchas cosas inaceptables corrompidas y repugnantes. ¡Hay tanto que ayudar en las circunstancias actuales para quien quiera hacerlo! Para todos sale el sol por igual, pero no a todos llega su luz propia interceptada por los montes: el monte de la comodidad, el monte de no querer comprometerse con nada, el no sacar sus quilates  escondidos, el de cerrar los ojos, el de lavarse las manos y allá se las apañen, cuando tantas manos se nos tienden y tantas bocas nos imploran que los ayudemos… Y a consecuencia de esta vaciedad e indiferencia nos envuelve la vida sin sentido, perdidos en el laberinto absurdo y peligroso de no sentirse nunca satisfechos con nada, las depresiones, la de ser uno mismo su propio enemigo, la soledad del alma…         

Aunque ya casi todo ha dejado de ser como antes

Opinión : Últimas noticias

CUANDO SABEMOS EL PRECIO DE TODO, PERO NO SABEMOS EL VALOR DE NADA…

REGIÓN DE BALUTIA. "FAHS AL-BALLUT"

TECNOESTRÉS: QUÉ ES Y CÓMO AFRONTARLO

Azuaga : Últimas noticias

SILENCIO, ES MEDIODÍA...

¡¡¡ESTAMOS DE ENHORABUENA!!!

Hablamos con el Portavoz de la Plataforma Ciudadana por la Autovía A-81

  • Comentarios de los lectores
  • No hay comentarios para esta noticia... Se el primero en comentarla!
Comenta esta noticia


Nota: los comentarios serán publicados tras ser revisados, por lo que pueden no aparecer inmediatamente tras ser enviados.
 
Portada - Contactar - Pueblos - Inscripción - Escribe tu artículo - Hemeroteca
Guadiato Información - www.publicacionesdelguadiato.com
Diseño web : azuanet