Portada
Actualidad
Opinión
Política
Sociedad
Cultura
Entrevistas
Deportes
Humor
Psicología
Ocio
Curiosidades

Envíanos tu artículo

 
 
Pueblos
Servicios
Hemeroteca
Fotografías
Enlaces Interés
 
 
 
¿Quiénes somos?
Publicidad
Contacto
Localización
Suscripción
 
 
Diseño Web
 
 
 
 
 
Cultura
Hoy es Miércoles, 28 de Octubre de 2020
POR J.J.CABALLERO
DESDE EL JERGÓN
Publicado el 16 de Septiembre de 2020, Miércoles

Cultura -

Cuánta tontería sin contrastar. No con la verdad, absoluta e irremplazable aunque solo sea para unos cuantos, sino con la vida misma, con el timorato sentido de la existencia y los mares de luchas internas que acabarán por despoblar un planeta tan absurdo como su gobierno. Lo ideal es divergir. Divertirse y disgregarse. Diferirse y distribuirse. Disentir y descentrar. En un mundo imperfecto, cientos de palabras juntas y dispuestas a entenderse deberían servir para aclararlo todo, pero no, lo mejor es separarse y volverse a reunir para no volver a separar lo que una vez se unió. Si es al revés conviene que nos vayamos retirando del nudo de este cuento sin final.

 

El día se va acercando, con sus dudas y sus cuitas sin resolver. Adocenando el discurso en lugar de adecentando el recurso, los miembros más gazmoños del tribunal esperan sentados a que su turno de preguntas se convierta en la peor respuesta posible. Los acusados están agotados de esperar el fin, y la guerra fría calienta el ambiente para que los espectadores se froten las manos mientras el jabón se les escurre entre los dedos. Cuánto tiempo sin perder. Para quien tiene la sartén con el mango es como asar una cabeza de buey por los pies. Pies en polvorosa. Polvo rosa y suelo gris. Grisáceo cielo antes de amanecer. Amenazar con el gris del porvenir. Por venir queda mucho y poco bueno. Buenas tardes más tarde por la mañana. Marañas y mañas por resolver. 

 

Este sentimiento antediluviano aún anda enmarañado por las esquinas. Detrás de los coches aparcados y las noches apartadas. Ante el quehacer picajoso de los funcionarios nocturnos y las bocas de alcantarilla vacías de significado. Labios mudos que intentan gritar con una mueca de desagradable desazón. Sazonen la frase al gusto y razonen la fase al regusto. Como cada uno guste, seguiremos espeluznando ante los vellos de punta a cabo. Al cabo de todo llegará una noche nueva, unas horas muertas, unos versos ripiados sin principio ni fin que ensancharán el alma a fuerza de amor inútil. Es como ser fómite o ente receptor de blasfemias y pandemias sin remedio. Busquen y no encuentren. Ajusten y no refuercen. Repunten y no recuperen. ¿Cómo y por qué se ha de acabar una historia que nunca se sabe cómo empezó? Si el principio fue tan incierto y el final aún no está escrito, quizás la algarada no esté del todo justificada ni la preocupación deba suplantar a la ocupación. Ocúpese cada cual de cada cuanto, y que cada falo espante su vela. Al palo que lo destierren, y que le ofrezcan las sobras que tantas veces nos mantuvieron en guardia.

Otro par de épocas respirando el sahumerio de la vida mansa. En una playa calma, lejos de las grandes urbes del imperio, al calor del fuego sagrado de tantos días perdidos, nos desnudaremos a la luz del sol de medianoche. El vello se eriza brioso de deseo y la cabeza se pierde entre los dedos ajenos, nunca antes tan acogedores y hermosos. Acaricia como jamás el resplandor del agua herida, naciente de la nada de los tiempos, con sombras funestas imponiendo su extraña ley. Al renacer del viento se agradecen los sentidos untuosos, medio enloquecidos por el ruido de las respiraciones. El tejido fabril queda detrás, enloquecedor y remoto. Bendita madre verde, no dejes de acogernos hasta la próxima reencarnación.

Es menos abstruso el proceso de ejecución de lo que suele parecer. Incluso menos enervante, e igualmente satisfactorio. Salen por la puerta los egos podridos, entran por la ventana los ciegos heridos. Ya se sabía la conclusión sin conocer el principio. No es más listo quien más sabe sino quien menos ha visto. Vistoso el tercio, rijoso el comercio. Frases perdidas entre líneas paralelas dentro de laberintos sin salida. Sí, también se sabía que acabaríamos encontrándola. O dicho de otra manera, debíamos acabar con ella. Para que nadie siga nuestras huellas y el camino quede desandado para siempre. Les invito a intentarlo, a escalar la montaña prohibida para luego intentar la desescalada imposible. Y no deben emocionarse cuando los pasos empiecen a animarles a continuar, no sería más que el reflejo del enésimo engaño. Lo que también era público y notorio es que a nadie le interesaba que saliéramos de esta, y ahora solo podemos doblar la testuz y creer que nada ha vuelto a comenzar. Porque en realidad nada había terminado.


Disco del mes: DABDA - But, all the shining things are

Cultura : Últimas noticias

La Compañía “La Lumbre” representa en Fuente Obejuna la obra de teatro musical “La mujer en la copla”

Desde el Jergón

Entrevista a los hermanos Rozi, Pedro y Florencio, de la Asociación “Rodríguez Cerrato”

  • Comentarios de los lectores
  • No hay comentarios para esta noticia... Se el primero en comentarla!
Comenta esta noticia


Nota: los comentarios serán publicados tras ser revisados, por lo que pueden no aparecer inmediatamente tras ser enviados.
 
Portada - Contactar - Pueblos - Inscripción - Escribe tu artículo - Hemeroteca
Guadiato Información - www.publicacionesdelguadiato.com
Diseño web : azuanet