Portada
Actualidad
Opinión
Política
Sociedad
Cultura
Entrevistas
Deportes
Humor
Psicología
Ocio
Curiosidades

Envíanos tu artículo

 
 
Pueblos
Servicios
Hemeroteca
Fotografías
Enlaces Interés
 
 
 
¿Quiénes somos?
Publicidad
Contacto
Localización
Suscripción
 
 
Diseño Web
 
 
 
 
 
Opinión
Hoy es Jueves, 09 de Abril de 2020
POR FÉLIX SUÁREZ
DESENCANTO Y DESESPERACIÓN
Publicado el 16 de Diciembre de 2019, Lunes

Opinión -

Vistos los resultados de las elecciones generales el país vive un desencanto claro con la izquierda que le ha movido a tal punto de desesperación que, por primera vez en décadas, la extrema derecha tiene una representación significativa en el Parlamento.

Ahora bien, cabría preguntarse de dónde han salido todos esos votos: por un lado son los votos que ha perdido la derecha tradicional y el sector del nuevo liberalismo (es decir, PP de una parte y Cs por la otra) y lo que no es nada sorprendente visto el panorama, antiguos votantes de Unidas Podemos, es decir, los sectores menos favorecidos de nuestra sociedad pero aún con alguna gana de ejercer su derecho al voto.

Esto, como he dicho no debería sorprendernos en absoluto. Ante la falta de expectativas generadas por un discurso que hasta las dos últimas campañas electorales (es decir, de 2016 hasta las penúltimas generales) se ha centrado a nivel mediático (que en definitiva es lo que percibe el electorado) en temas fuera de los servicios públicos, las prestaciones del estado del bienestar en declive (y que hay que recuperar), la precarización laboral, la mala distribución de la riqueza en general y la fiscalidad injusta con un peso cada vez mayor de los impuestos indirectos, por tanto, los problemas de las mayorías, todo combinado ha provocado un "efecto rebote" fruto del desencanto. Es decir, lo mismo que ha pasado en Francia con el Front National, Trump en Estados Unidos o Salvini en Italia, por citar algunos ejemplos.

Eso por un lado, por otro, no hay que negar en absoluto la magnífica campaña que ha montado todo el sistema establecido contra Unidas Podemos: el intento de desacreditar a su dirigencia por medios turbios, el airear a bombo y platillo las divisiones internas dando imagen de fragilidad y pérdida de rumbo (hasta conseguir una escisión, táctica usada infinidad de veces cuando la amenaza era IU) o el machaconeo informativo en los grandes medios sobre temas en los la formación ha mostrado poco acierto por ahora en medir la sensibilidad del público en general (sí, Cataluña). Eso y cierto error de su dirigente máximo en cuanto al uso de sus finanzas en la compra de cierta propiedad. No discuto la legitimidad de dicho acto (en absoluto, cada cual se entrampa como puede), lo que me parece de poca vista es haber afirmado que seguiría residiendo en un zona obrera de Madrid y haberse mudado a un lugar que no es precisamente eso, cosa que sus votantes ni entienden ni entenderán, porque el prototipo ideal en nuestra sociedad del político comprometido con los obreros es: vivir modestamente y sin ninguna clase de comodidades más allá de las del españolito medio. Y quien no entienda esto último debería mirar a Pepe Mugica en Uruguay, el cual tuvo en la modestia material y personal una de las claves de su éxito electoral: una casita (que no es ni suya, si no de su compañera) y un VW escarabajo con muchos años y kilómetros. Lo primero que el votante de izquierdas critica al político de izquierdas es que no comparta sus penurias, simple, básico, pero real como la vida misma. Y si no pregunten fuera de los ambientes de las  formaciones políticas.

En todo caso, entre los errores propios de la coalición y la ayudita del sistema a sacar a la luz sus contradicciones, más el apoyo descarado y decido de los grandes medios (propiedad del gran capital nacional y extranjero con intereses en España) a la extrema derecha dándole minutos (aunque sea criticándola: "más vale que hablen, aunque hablen mal"), nos han llevado a la situación actual: un posible gobierno de coalición en minoría entre PSOE y Unidas Podemos que si por algo destaca es por su fragilidad por falta de apoyos, lo que posiblemente le lleve a una notable inoperancia, a arreglar poco y a pagarlo tan caro en las urnas que, como no se produzca un cambio importante y a mejor durante su mandato, aumentará el desencanto y la desesperación de unas mayorías que, si una cosa está clara, es que están hartas y dispuestas a votar a lo primero nuevo que haya en el mercado mediático.  Quien avisa, no es traidor

 

Opinión : Últimas noticias

PIN O NO PIN

EL PROBLEMA

COMUNICACIÓN VERBAL DEL DESPIDO

  • Comentarios de los lectores
  • No hay comentarios para esta noticia... Se el primero en comentarla!
Comenta esta noticia


Nota: los comentarios serán publicados tras ser revisados, por lo que pueden no aparecer inmediatamente tras ser enviados.
 
Portada - Contactar - Pueblos - Inscripción - Escribe tu artículo - Hemeroteca
Guadiato Información - www.publicacionesdelguadiato.com
Diseño web : azuanet